• Gestaluz

¿Será suficiente con el calostro?


Es bastante común escuchar expresiones como, “todavía no te baja la leche por eso queda con hambre” o “es que sólo tengo calostro”, incluso, se suplementan bebés innecesariamente en espera de la bajada de la “leche” ¿Qué nos imaginamos que es el calostro si no es leche?

El calostro es la LECHE del recién nacido. La brillante idea de ponerle otro nombre ha generado toda esta cosa de calostro v/s leche, como si ese líquido maravilloso fuera agua.

El calostro se empieza a producir aproximadamente la semana 20 de embarazo y hasta más o menos el 3er día post parto. Esas gotitas de oro líquido son el alimento perfecto en cantidad y calidad para un estómago del tamaño de una cereza.

Rico en betacarotenos, el leucocitos, en inmunoglobulinas y en factores de crecimiento para el intestino; otorga al recién nacido una protección inmunitaria y contra agentes infecciosos inigualable, además de preparar su sistema digestivo para recibir la leche de transición, entregarle energía y ser el responsable de la evacuación durante las primeras 24 horas de vida.

Es importante que entendamos que en la medida que estemos disponibles para alimentar a nuestro bebé cuando lo requiera, siempre tendremos la cantidad que necesita (que insisto, no es mucho) y la calidad del calostro es realmente inigualable.

Seguro si existiera una vacuna con el poder del calostro se pagarían millones por ella, pero ey! es un regalo de la naturaleza!

Así que ya saben, sus cuerpos están perfectamente diseñados para alimentar a sus hijos. Y el calostro, no es “sólo” calostro, es oro líquido!!


48 vistas
  • Facebook
  • Instagram

+56 9 4920 3395

Las Condes, Santiago