¿Constipada?


Durante la gestación los altos niveles de progesterona producen una relajación en la musculatura del intestino, provocando un enlentecimiento del transito intestinal. Si a esto le sumamos el desplazamiento de los órganos que genera el crecimiento uterino y, en muchas ocasiones, el consumo de fierro como suplemento... la constipación pasa a ser parte de la vida de muchas mujeres gestantes.

Es importante prevenir o manejar esto de la manera adecuada para evitar malestares, dificultades en la evacuación y pujos que puedan generar problemas a nivel del piso pélvico (como debilidad muscular, fisuras y/o hemorroides).

Existen cuatro cosas que pueden ayudarte:

1) Aumentar el consumo de líquido:

En el colón (intestino grueso) se absorbe el agua de las deposiciones, por lo que mientras más tiempo estén ahí (ya sea por que avancen lento o por el cambio de posición de los órganos), mas agua absorberán, mas lento avanzarán y más se demorarán en salir. Aumentar el consumo de líquido te ayudará a mantenerte hidratada y a mejorar tu tránsito intestinal.

2) Realizar ejercicio:

El ejercicio de manera constante aumenta la motilidad intestinal, ayudando a que las deposiciones circulen de mejor manera, por lo que además de realizar ejercicio prenatal, realizar caminatas diarias de por lo menos 30 minutos te ayudará un montón!

3) Mejorar la postura:

El angulo de nuestra cadera al sentarnos en un W.C normal queda aproximadamente en 90°, generando un ángulo rectal poco fisiológico para la defecación. Para ampliar este ángulo es necesario que las rodillas estén a una mayor altura que las caderas, aumentando el ángulo del recto y relajando la musculatura que rodea el canal anal. Sólo con este cambio de posición es más fácil que las deposiciones bajen sin mayor esfuerzo.

4) Aumentar el consumo de fibra natural: Existen dos tipos de fibra: la fibra insoluble (cereales integrales) y la soluble (frutas, verduras, legumbres). La fibra insoluble no se deshace en el agua, sino que absorbe mucha cantidad, aumentando su volumen. Ayuda a aumentar la movilidad intestinal, mejorando el movimiento de las deposiciones. Y la fibra soluble (en frutas, verduras, legumbres y avena) forma una especie de gel al estar en contacto con el agua, aumentando su tamaño y capacidad de avanzar por el intestino.

Los alimentos que tienen un alto porcentaje de fibra son:

Pon en práctica todas estas alternativas para prevenir o mejorar tu tránsito intestinal! Recuerda que estas son recomendaciones básicas, si tienes muchas molestias o presentas alguna condición especial consulta con tu médico y con una nutricionista para que pueda guiarte en un dieta específica para tus condiciones y necesidades.

¿Te gustó esta información? Si quieres recibir más información, tips y datos para disfrutar de una gestación consciente, natural y saludable puedes suscribirte a nuestra Guía práctica de gestación semana a semana en el siguiente link.


38 vistas
  • Facebook
  • Instagram

+56 9 4920 3395

Las Condes, Santiago