Ejercicio prenatal


Desde finales del siglo XIX que se han publicado estudios de los beneficios que tiene la actividad física durante el embarazo, en esta época principalmente por disminuir la tasa de mortalidad infantil, probablemente al existir un mejor control del crecimiento fetal. Ya durante el siglo XX han ido variando las recomendaciones, indicando cada vez una rutina más activa que sólo caminar y con ejercicios más precisos, enfocándose en ejercicios que ayuden durante el parto como las elongaciones y respiración.

Puesto que el embarazo genera muchísimos cambios en el cuerpo de la madre, no sólo en cuanto al peso, sino que también hay modificaciones a nivel del sistema circulatorio, en la ventilación, en el sistema hormonal, músculo esquelético y en el tejido conectivo, es que se recomienda la realización de una rutina de ejercicios de intensidad moderada combinando tanto lo aeróbico con ejercicios localizados.

Los principales beneficios de realizar ejercicio durante el embarazo son:

Mamá:

- Mejora capacidad aeróbica - Mejora fuerza y tonicidad muscular - Mejora flexibilidad de los tejidos - Mejora la capacidad de ventilación y oxigenarse mejor - Aumenta la sensación de bienestar - Disminuye la ansiedad - Controla el alza de peso - Previene el desarrollo de diabetes gestacional - Previene dolor músculo esqueléticos como dolor lumbar, pubalgia, otros. - Mejora el equilibrio, disminuye el riesgo de caídas.

Guagua:

- Aumentan los movimientos fetales, un buen indicador de bienestar fetal - Mejora movimientos respiratorios del feto - Control en el peso y tamaño fetal, disminuyendo el riesgo de macrosomía fetal (recién nacido sobre los 4 kilos)

Si bien el embarazo no es una enfermedad, sí es una condición especial por lo que se deben tener ciertas consideraciones a la hora de realizar actividad física:

- Consultar con el médico tratante. La mayoría de los embarazos son sanos y no existe riesgo de realizar actividad física controlada, pero siempre se debe consultar con el médico si está en las condiciones de salud para iniciar un programa:

- Actividad física de intensidad moderada. No se recomiendan actividad intensas, aun que sean por períodos cortos.

- Mantener un consumo de líquidos y de alimentos adecuados para prevenir hipoglicemias.

- Adecuar el ejercicio a la mamá, y no la mamá al ejercicio. Cada gestante tiene condiciones diferentes que se deben tomar en cuenta, tanto la condición física previa al embarazo como la condición en la que se encuentra actualmente (número de semanas, aumento de peso, actividad y fuerza muscular, alguna lesión, entre otras).

Como en todas las situaciones existen casos en los que no se debe hacer actividad física como tal, pero son los menos y son en situaciones muy específicas.

Contraindicaciones absoultas

- Enfermadad cardiaca activa - Insuficiencia cardiaca - Tromboflebitis - Embolismo pulmonar reciente - Incomepentecia cervical - Hemorragia genital - Crecimiento intrauterino disminuido - Enfermedad hipertensica

Así que si estás embarazada y sin ningún problema de salud, realiza ejercicio de manera segura y con ejercicios guiados, te sentirás mucho más cómoda!

¿Te gustó esta información? Si quieres recibir más información, tips y datos para disfrutar de una gestación consciente, natural y saludable puedes suscribirte a nuestra Guía práctica de gestación semana a semana en el siguiente link.



66 vistas
  • Facebook
  • Instagram

+56 9 4920 3395

Las Condes, Santiago