Faja postparto, ¿si o no?


El tema de las fajas es controversial. No existe consenso con respecto a su uso en el post parto, pero intentaré aclarar cuáles son las más adecuadas y porque podrían ayudarnos, como también porque en ocasiones podrían no hacerlo.

Primero recordemos que durante el embarazo circula en nuestro cuerpo una hormona llamada relaxina que hace que todos nuestros tejidos estén más laxos o “sueltos”, de manera de permitir que nuestra pelvis pueda abrirse para dar paso a nuestra guagua durante el parto.

Cuando ya hemos dado a luz, esta laxitud persiste durante un período en que nuestro cuerpo vuelve a recuperar sus características previas; esto, sumado a la distensión que sufre la musculatura del piso pélvico durante el parto, hace que tanto nuestra pelvis como nuestros órganos internos se encuentren algo inestables.

Por eso, si necesitas estabilizar, lo adecuado sería utilizar una faja pélvica o cinturón sacroilíaco; que lo que hace es “cerrar” la pelvis y así otorgar estabilidad a nuestros órganos internos y nuestras articulaciones, permitiendo evitar complicaciones como por ejemplo dolor lumbar y además prestando un buen punto de apoyo para recuperar más fácilmente la musculatura abdominal.

Esta faja va situada bajo los huesos de la cadera.

La otra faja, que es mucho más popular, es la abdominal. Lo que ésta hace en el fondo es contener nuestro abdomen, otorgando así soporte a nuestra columna y pelvis, lo que puede hacernos sentir mucho más cómodas y seguras. Puede ser de ayuda en el post parto inmediato sobre todo en cesáreas, o en casos en que ha ocurrido una diástasis abdominal. Sin embargo, debemos tener en cuenta que este soporte es artificial, y que si retiramos la faja todo seguirá igual de inestable. El uso prolongado de la faja abdominal llevara a la atrofia a nuestra faja natural: los abdominales profundos.

Lo recomendable es, si es necesario, utilizar las fajas como apoyo en el post parto inmediato, pero no abusar de ellas. Idealmente empezar inmediatamente a activar nuestra faja muscular, y después de un mes en el caso de parto normal, y 6 semanas en el caso de cesárea, debiéramos ser evaluadas por un especialista y comenzar con un plan de fortalecimiento guiado de nuestra musculatura abdominal profunda, asi como los otros grupos musculares implicados en el embarazo y el parto.


189 vistas
  • Facebook
  • Instagram

+56 9 4920 3395

Las Condes, Santiago