Aromaterapia y parto

Aunque culturalmente hemos convertido al parto en un evento muy medicalizado, donde la mujer ha ido perdiendo protagonismo paulatinamente mientras las rutinas y protocolos hospitalarios se imponen, lo cierto es que el parto es un proceso fisiológico normal, parte de nuestra vida sexual.

El parto es un instinto mediado por nuestro sistema límbico, una zona de nuestro cerebro primitivo -aquel que compartimos con el resto de los mamíferos- que controla, entre otras cosas, las emociones y la sexualidad. En pocas palabras, podríamos decir que el parto es un instinto sexual y emocional.

Pero, aunque los instintos sean naturales, muchas veces factores externos pueden perturbarlos. En el caso del parto, esto es muy sensible.

La oxitocina, principal hormona del parto y encargada de las contracciones uterinas y del vínculo madre-cría, es una hormona que requiere de condiciones ambientales de INTIMIDAD (no se si una sala de hospital cumple con ese criterio…) y condiciones emocionales adecuadas de la mujer, como sentirse segura, contenida, sin miedo. Esto es relevante, ya que la oxitocina se inhibe ante la presencia de adrenalina, que es una hormona de huida, que secretamos cuando nos sentimos amenazados o tenemos miedo (una sala llena de gente y una mujer expuesta y asustada es adrenalina pura). Por lo tanto, cuando el miedo y la falta de intimidad priman, la oxitocina se retira…y los partos no fluyen como debieran…

¿Qué podemos hacer para evitar esto?

La lista es larga…la encabeza la información seguida de una serie de herramientas que nos ayudan a manejar la ansiedad y el dolor. Hoy nos referiremos a una en particular: la aromaterapia.

La aromaterapia hace referencia al uso de aceites esenciales aromáticos con el fin de promover la salud y el bienestar del cuerpo, la mente y las emociones, restituyendo el equilibrio y la armonía.

Existen una infinidad de aceites esenciales de distintas plantas y flores, y cada uno tiene un principio activo que produce distintos efectos a nivel emocional o físico.

Es importante destacar que el olfato es un sentido muy ligado con las emociones -al igual que el parto-; así es como hay olores que nos evocan recuerdos maravillosos y otros que nos generan rechazo por la emoción que nos despiertan. Por eso, más allá del efecto que tenga el aceite esencial, es importante también que el aroma sea de tu agrado.

Acá va una lista de aquellos aceites esenciales que pueden ser un gran aliado en el parto

- Lavanda: es un aceite relajante por excelencia, te ayuda a promover la calma bajando la ansiedad, recuerda que la adrenalina es antagonista de la oxitocina, por lo que la lavanda es ideal para impregnar el ambiente con su agradable aroma. Puedes utilizar unas gotas al darte un baño, o en una lámpara de aromaterapia, en alguna bruma con un difusor o simplemente unas gotitas en un pañuelo que puedas inhalar cuando así lo sientas necesario.


- Jazmín: de aroma floral, es un útero tónico maravilloso y además afrodisíaco (no olvidemos que el parto es un acto sexual), el jazmín puede ser de ayuda para que el proceso fluya de manera adecuada.

- Menta y Romero: ayudan a despejar la mente, despiertan, activan y movilizan contribuyendo a manejar el cansancio físico y mental que se puede experimentar en las últimas etapas del parto.

- Bergamota: es un aceite cítrico, al que se le llama, “Gotas de felicidad”, la bergamota promueve la alegría y nos ayuda a mantener bajo control nuestros temores.

Y así podríamos seguir enumerando aceites esenciales que te ayuden a encontrar el estado emocional que buscas en tu parto. Es fundamental, que el aceite que elijas sea de buena calidad para que los principios activos se encuentren en una concentración suficiente como para generar efectos terapéuticos.

La aromaterapia es una gran herramienta de apoyo, siempre entendiendo que el parto es una experiencia física sensorial emocional e incluso espiritual en la cual requerimos estar muy conectadas con nosotras mismas.

20 vistas
  • Facebook
  • Instagram

+56 9 4920 3395

Las Condes, Santiago